La Redacción

 

Ha llegado hasta nuestra redacción el libro de Manuel García Centeno El canto del cuclillo. Gracias a su autor por hacernos partícipes de su obra escrita tanto en prosa como en verso.

Es un poeta pacense que nació el 9 de agosto de 1947 en Zalamea de la Serena (Badajoz). Según consta en la solapa del libro, ya publicó sus primeros poemas y relatos a los 16 años. Sus 29 libros y cuadernos dan prueba de ello. Desde 1987 a 1990, colaboró con Mundo Obrero, Diario Extremeño y Nuevos Lunes. En la actualidad publica en una revista editada en su tierra extremeña, Vegas Altas y la Serena. Ediciones A.B.H, de Alicante, le ha publicado una pequeña antología de sus versos y relatos. Ha sido traducido al portugués, italiano, rumano e inglés.

Este libro ha sido editado por Círculo Rojo Editorial. Está compuesto de 108 páginas. De las cuales 96 son en verso y prosa, 16 de fotografías y un índice, al final del libro. La parte de verso y prosa termina con un título harto elocuente: MAMA, el cual a su vez termina con estas sentidas palabras:

Yo iba como siempre a cogerte la mano y estar en silencio.

En el profundo silencio donde vive el amor eterno.

Tu cuerpo fue mi fuente,

tus manos recipiente,

tus besos manantiales.

Tal como se afirma en la solapa, este libro está basado en hechos reales de la propia existencia de Manuel. Una existencia rica en vivencias, llena de ocurrentes situaciones, que cuando se leen, te hace sentir y vivir en tu propia piel aquellos desgarradores tiempos de la dictadura franquista y que a su vez contrasta con la dulzura, en ocasiones, de bellos recuerdos olvidados por el tiempo, pero que permanecen muy vivos en la memoria del poeta.

Es un libro muy ameno y de fácil lectura. Al estar dividido en 58 relatos/poemas/apartados no importa el orden en que se lea el libro. El libro no está dividido en partes. Llama la atención el poema In memoriam, que el poeta dedica a su hermana. La dedicatoria dice así: “A mi hermana Genoveva, a quien tanto amó mi padre”. En la página 49 hay un poema que, pese a su brevedad y su sencillez poética, es uno de los más hermosos de El canto del cuclillo. He aquí la entera transcripción de este:

 El mundo gira y tiene

que doblar la vida.

Mas algo hay que hace

germinar la ternura:

el beso de una madre

protegiendo una cuna.

 

El mundo gira y lleva

la muerte y la esperanza,

mas en el último instante

algo que decir tiene

el amor y su causa.

 

Gracias, de nuevo, Manuel por tu obsequio en forma de libro. Y enhorabuena por este precioso canto poético al amor y a la vida, que es El canto del cuclillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *