Una hoja vuela al viento

avanza y retrocede

da vueltas sin parar

y rígida por el frío

sopla con angustia

su eterno desesperar

 

Vendrán a recogerla

quizás la acaricien

tal y como hizo la niña

con el pájaro caído

 

Pero quizás, también la pisen

así sin más

y la escoba del barrendero

termine con la esperanza

que aún en una simple hoja

siempre la ternura,

nos  suele aguardar.

 

Salomé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *