No sonaron las campanas,

por aquellas Vidas que aun no sabemos,

dónde fueron enterradas.

No.

No.

Ideas perseguidas.

Palabras condenadas.

Voces enterradas.

Primaveras fusiladas.

Aquellas Vidas con sus voces y palabras…

¿Dónde fueron enterradas?

¿Dónde están enterradas?

Por ellas,

no sonaron las campanas.

No.

No.

Tumbas sin lápida.

Nombres en el recuerdo.

Recuerdo en el tiempo…

¡Lágrimas!

¡Dolor!

¡Tiempo!

Bellas palabras enterradas.

Hermoso campo florido.

Valientes Ideas sembradas.

Esencias de romero y tomillo.

Nunca sonaron las campanas,

por aquellas Vidas que fueron asesinadas.

Nunca.

Nunca.

Esas palabras y aquellas voces,

reclaman ser recuperadas y escuchadas.

Por ellas no sonaron ningunas campanas.

No.

No.

Escuchen el rumor del viento.

Vean la flor del cerezo.

Sientan la caricia de la fresca lluvia.

¡¡Escuchen!!

¡¡Vean!!

No sonaron las campanas,

por aquellas Vidas y Almas que aun no sabemos…

¿¿DÓNDE FUERON ENTERRADAS??

¿¿DÓNDE ESTÁN ENTERRADAS??

La valiente Semilla ha brotado… crecido.

El campo de nuevo ha florido.

Bella la flor del romero.

Esencia fresca de tomillo.

…¿¿Dónde??…

 

goliardo CeiBe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *