Jerez

“¡Justicia para nosotros!” -gritaba
Al subir al patíbulo Lamela-.
Todavía la justicia no ha llegado,
Todavía sigue el hambre por la tierra
Torturando a los pobres campesinos
Que no se olvidan de la frase aquella.
La justicia vendrá, no hay que dudarlo,
Una noche al fulgor de las estrellas
Y blandeciendo sus hoces aceradas,
Penetrarán aullando por sus puertas,
Segando las cabezas de los hombres
Como siegan el trigo en la pradera.
Lo saben los burgueses maldecidos,
Y en sus cobardes sueños se presentan
Hombres agarrotados que maldicen
A aquéllos que arrancaron su existencia;
Llamas que se retuercen hasta el cielo
Reduciendo a cenizas sus riquezas;
Explosiones terribles que derrumban
Palacios que cobijan a panteras…
Y después, campo triste, desolado,
Ruinas humeantes, una inmensa
Muchedumbre, que empuña compulsiva,
La antorcha del incendio justiciero.

Fermín Salvochea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *