Floreal Rodríguez de la Paz

Tenemos necesidad de hablar para todos. Y no será porque falten argumentos para despejar profundamente cuanto se viene conociendo de “conductas consideradas de traición”. Y no será posible aparcar todo lo que obstruye los caminos que hemos andado a fuerza de sacrificio sufrido. Es cierto que la experiencia aporta todos los elementos acreditativos para que sea posible seguir luchando por lo que se nos enseñó desde la cuna. Hemos conocido toda clase de luchas para liberarnos de los verdugos, que siempre son las políticas de Estado. ¡El Poder es letal, porque reprime y mata! La estructura del poder está diseñada para neutralizar todas las rebeldías que se puedan conocer en la mejor de todas las formas sociales para la convivencia de humanos.
Es necesario analizar las conductas funestas. Todas ellas, en tanto que costumbres, son el hazmerreír de la voz más popular, y nadie, excepto los protagonistas del descalabro orgánico, que se proponen figurar en los resultados políticos al final de los intereses, no ceden ante la razón poderosa de romper y destrozar las ideas más humanizadas en la sociedad que nos toca lidiar cada día. Pero hablemos de la Confederación Nacional del Trabajo. Organización que viene luchando contra los fueros personales -por cierto, equivocados- de algunos iniciadores de oscuras promesas, teniendo en cuenta que utilizan a la CNT-AIT para cambiar y exterminar la organización obrera anarcosindicalista -centenaria, para más INRI del fascismo-: ¡Única Organización que sigue siendo Obrera, por muchos imitadores que surjan en la vida laboral; ¡todos ellos, actores obedientes abnegados, sin más valores lucrativos que el dinero! Hay señores que procuran en nombre de las siglas CNT-AIT, vivir tergiversando, con premeditación, los Principios, Tácticas y Finalidades del Anarcosindicalismo Ibérico. Los líderes que hoy tiene la CNT -virtualmente oficialistas-, son, porque es así que podemos calificarlo, personas experimentadas -como buenos sumisos del poder-, eso sí, desde el capitalismo, que es quien los mantiene para que no fracasen los intereses, alimentando toda actividad, a cambio de ser concienciados por los bienes patrimoniales que tan legítimamente, pertenecen a la Anarcosindical. Son mercenarios del poder, pues dejan a un lado los principios, a los que sólo recurren para quedar bien, pero como aves de rapiña que son ellos mismos. Es momento de llamar la atención a los que alardean de ser dotadas lumbreras, para despejar nuevos horizontes, según criterio particular de orgullos con intenciones tenebrosas, deformando la realidad, por la que tanto hicimos en pro de los Principios, Tácticas y Finalidades, como es el caso de los últimos secretarios permanentes de la confederación -CNT-, aunque olvidan que la AIT es inseparable, por mucho que pretendan reinventar los ideales para nuevas internacionales. Y como las traiciones en la Anarcosindical no son, porque no pueden ser, sencillos actos hacia la destrucción de nuestra historia obrera, pues podemos asegurar que tiene nombres y apellidos, según se va despejando el listado de problemas orgánicos en la práctica de las tácticas; puesto que nada tiene que ver con los resultados de Congresos Confederales, hasta pretender desviar los Principios hacia desiertos abrasivos. Y poniendo el retrovisor, para ver cómo se desenvuelven ciertos bufones del escenario sindicalista, desde nuestro momento más actualizado, de los últimos tiempos orgánicos:
1.-Enrique Hoz, -con personalidad de ejecutivo- (julio 2017-Bilbao)
2.-Martín Paradelo Nuñez, -de orgullo autoritario- (abril 2015-julio 2017)
3.-Pedro Serna, -con latrocinio desde el poder- (abril 2013-abril 2015)
4.-Rafael Corrales, -con sinuoso comportamiento-(julio 2005-agosto 2007)
5.-Iñaki Gil Uriarte, -sin criterio de organización- (abril 2003-julio 2005)
6.-José Ros, -Estafador profesional desde el cargo- (noviembre 1992- …)
LÍDERES DESDE EL IX CONGRESO, EJECUTIVISTAS DE LA ORGANIZACIÓN CNT-AIT ¡ POR INORGÁNICOS ! ¡¡QUEDE ASI POR NO IR MÁS LEJOS, CLARO ESTÁ EN LA CRÍTICA¡!
¡EL PODER EJECUTIVO, SIN LA CLASE TRABAJADORA, SE ENCARGA DE LLEVAR A LA PRÁCTICA LO QUE DICTA EL PODER QUE SÓLO CERTIFICAN ELLOS MISMOS!

Actores del escenario más penoso para mantener prolongada escisión, aunque siempre agonizante, desde el momento en que fuera inspirada con ánimo cobarde contra los postulados de la anarcosindical. Integrantes de escasa nota decente para lo fraternal, porque son diseños de vida orgánica sin futuro, con resultando de denuncia orgánica, puesto que traicionaron a la CNT: ¡Naturalmente que tiene razón el compañero Fidel Manrique, -en su folleto de 50 páginas- cuando hace diana en las heridas que hoy tiene la Organización, siendo conocedor profundo de la CNT; la misma que nos toca defender desde cualquier circunstancia social! Sepan los comités confederales, siendo breves en el cargo (menos mal que no se eternizan), ya que pueden hacer importante gestión, en el caso de que se atienda el cumplimiento de la normativa que corresponde, según Principios, Tácticas y Finalidades. Pero la rapiña arrastra el peso de una patología social, sin más formas de entenderla, que sufrir los estragos abrumadores de los que se creen que ser Secretario Permanente del Comité Nacional les acredita ser privilegiados para manipular, enredar, incumplir, robar, confundir caprichosamente; reconduciendo a la CNT para el abismo, aparentemente irreversible, pasándose el parte del cambio -los maestros para ello-, con la seguridad de que no se les escape poder seguir ejecutando confusiones premeditadas, poniendo la trampa, para seguir defraudando a las Regionales y a los Sindicatos de la Confederación. Los últimos secretarios mencionados de esta Organización, no lograron entender (bueno, sí que son enterados, pero lo callan, lo camuflan, lo disfrazan y lo mantienen, abanderados con el uso de criterios de mucha traición encubierta), que la CNT-AIT es una Organización sin magnates, sin carencias en los medios sobre la Causa, sin “líderes o jerarquías”, sin otro cometido que no sea las rebeldías naturales, propias de principios revolucionarios. Aunque no hay que olvidar, “en caso de ser revolucionarios”, que lo inmediato es disolver el poder, jamás ocuparlo, porque allí todo se corrompe, señorías detractoras de la Clase Obrera… Ustedes son los que deben marcharse de esta Organización; y no pasa nada, porque usurpan un clima social obrero y libre, amenazado por ustedes; amenazas que mantienen la espada en alto, por si se creen o consiguen que vamos a desviar la mirada a cuanto está sucediendo en los últimos acontecimientos orgánicos. ¡Dejad de dominar y confundir a los Sindicatos de la CNT! Podéis marchar, impidiendo que se desarrollen las escenas dantescas a las que se nos tiene acostumbrados en los últimos tiempos: Hubieron desfederaciones con la única condición de que abandonemos la actividad sindical, por la que tanto venimos luchando. No vale que se nos obligue a situación alguna para que perdamos el derecho a ser escuchados. ¡Estáis equivocados, siendo conscientes de ello! Y no utilicéis los argumentos, con actores femeninos, para intentar demostrar que se puede ser portadores de la verdad -con falda o pantalón- por el sólo hecho de ser diplomado o diplomada. Pues bien, señores y señoras, no son acuerdos que pueden justificar algo, a pesar de que a los argumentos se les tilda de Normativa Orgánica. La parte imbécil de todo esto estriba en que se malinterpreta y se tergiversan los principios, con interés de payasos que hacen reír, pretendiendo ser el jefe, al tener la responsabilidad desde el cargo, aunque perdida desde el IX Congreso frustrado, anulado, roto, claramente secesionista. Muy actual en la Cataluña de estos tiempos…
Por eso se convocó un Congreso de Reestructuración: Un Congreso para salvaguardar el derecho a que no se disuelva la CNT-AIT, por esos criterios nuevos de disolución. Los que opinan que el ciclo histórico de la CNT-AIT ha tocado a su fin, es la mayor ofensa que se le puede hacer a esta Organización, sin el consenso sindical y orgánico. Y aun siendo cierto que la CNT sufre vuestros atropellos orgánicos, sin la más mínima posibilidad de diálogo, se cuestiona que esas voces tan desacreditadas vayan a tener músicas con ecos de éxito. Recuérdese que hasta los recursos “confederales de 8 Sindicatos”, fueron pasados por las decisiones o las armas traicioneras inventadas para entretener o frenar a la propia Organización; como igualmente sucede, romper con los compañeros y compañeras que llegaron hasta hoy, con alto listado de luchas que no pueden ser olvidadas, mucho menos enterradas, para que ahora nos vengáis a vender “lo que nunca fuera propio de la CNT”. Desde entonces, y ahora mismo, quienes deben irse de la CNT-AIT son los que hacen políticas jerarquizadas con el fin concreto de traicionar la historia, traicionando a los sindicatos, traicionando siempre para éxitos lucrativos personales. Y buena prueba de ello es que “vuestra categoría intencionada para destruir”, deja patentado que os llaméis como mejor vaya para vuestra desacertada estimación. Hasta que se nos deje vivir sin la conducta nefasta impuesta, utilizada contra la CNT-AIT. Seguiremos luchando por el Pacto Confederal, algo que habéis dejado de practicar. Las escisiones son asuntos inspirados desde ideas que alimentan la traición; condenadas, inevitablemente, antes de que se produzcan. Y lo que más evidencia fracasar es que todos suelen hacerlo en nombre de costumbres libertarias. Pero aquí los plagios imitadores “no valen”, se-ño-rí-as en el poder de esta Organización, que, sobre todo, no permitirá jamás que el “poder” domine a la Clase Obrera. Aunque sí, bien sabemos que confunde y traiciona, como es el caso que nos ocupa. La cordura puede ser el mejor brebaje para la parte social que toca defender en los tiempos acosadores de hoy, pues son, sin duda, un blanco perfecto, sobre todo de ingenuidad, y más sabiendo que hay aves de rapiña. La debilitada intrepidez de CGT -con credo jerarquizado-, organización divergente, paralela a la CNT, suele aplicar y certificar todas las argucias posibles, para que la sociabilidad del anarcosindicalismo disminuya. No se conforman con fastidiar restando fuerza orgánica en la anarcosindical, también desde fuera, siguen con la creencia de que acreditan ser el anarcosindicalismo, como fuerza única, para estar al lado de la clase trabajadora, como seguidores de lo que dejaron de ser desde el V Congreso, después de que hicieron realidad la traición que tanto conocemos en los climas cultural y social de la CNT-AIT. Ahí están utilizando las siglas CNT, cuidando de que no tenga que ver algo con la AIT. Y son conscientes, pero lo olvidan, que la CNT no será posible que signifique algo en la Península Ibérica sin la AIT.
Seguiremos en la atalaya, con las costumbres características de los Principios, Tácticas y Finalidades: ¡Pacto Confederal! ¡Hagamos posible, como práctica Confederal, que en la CNT sea imposible el Poder pendenciero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *