Sí, o No. No es esa la cuestión

Rafael Sánchez García

Estoy de acuerdo con Bakunin cuando dice “El Estado no es la patria, es la abstracción, la ficción metafísica, mística, política, jurídica, de la patria. Las masas populares de todos los países aman profundamente su patria; pero es un amor natural, real; el patriotismo del pueblo no es una idea, es un hecho; pero el patriotismo político, el amor al Estado, no es la expresión justa de este hecho. Es más bien una expresión desnaturalizada por medio de una abstracción mentirosa, y siempre en beneficio de una minoría que la usufructúa”.

Vaya por delante que a nosotros no nos emociona ninguna manifestación de nacionalismo, sea del color o la ideología que sea. Somos anarquistas e internacionalistas. Y para qué es el Estado, para qué y a quién sirve eso lo tenemos muy claro. Pero sentada esta premisa lo que también tenemos claro, muy claro, es el derecho a LA LIBERTAD, individual y colectiva, y el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

Y ahora, aquí, en lo que llamamos España, nos encontramos en una de esas situaciones. El pueblo de Cataluña, que desbordó en la calle a los partidos políticos, que tuvieron que hacerse eco de ese clamor popular largamente reivindicado a lo largo de la historia desde su anexión por los borbones a la corona de España, el que reivindica su derecho a decidir su futuro. La Generalitat, haciéndose eco de esa reivindicación ha intentado llegar a un acuerdo con el gobierno de España, en manos de los herederos ideológicos del franquismo, el Partido Popular (PP), y no ha habido manera de consensuar el tema; sólo se ha recibido el NO una vez tras otra (el PP alega que no se puede dialogar con quien sólo lleva la propuesta de referéndum o referéndum; pero es que no puede ser de otra forma, es la propuesta que el pueblo catalán les puso sobre la mesa a sus representantes). Como no podía ser de otra manera a Cataluña sólo le ha quedado el recurso de tirar por la calle de en medio y convocar un referéndum unilateral saltándose todas las leyes y la constitución del año 1978, aprobada todavía, digan lo que digan los constitucionalistas, con el miedo en el cuerpo de la reciente dictadura asesina del general Franco y de lo que pudiesen hacer los compadres militares del mismo.
He de decir, porque parece que nadie quiere hacerse eco y decir las cosas claras, que al P.P., desde un primer momento, le vino de perlas el asunto de Cataluña, como anteriormente le vino muy bien el tema de ETA, por una sencilla razón, es decir, si mantenía a sus huestes, y a tod@s aquell@s que no se paran un segundo a pensar críticamente y se tragan lo que dicen los medios de comunicación sin más, pendientes de ese tema se hablaría menos de todos los casos de corrupción, que son muchísimos, y mientras se podrían in haciendo chanchullos para ir minimizando los mismos. Y esto le ha salido redondo, y como muestra de que no se habla del tema es el “misterioso incendio en la ciudad de la Justicia de Valencia, donde se llevan y juzgan los casos de corrupción más importantes contra el P.P. Incendio muy misterioso y en el que las alarmas “misteriosamente” no funcionaron. ¡Qué casualidad! Pero no se habla de ello, sólo se habla continuamente, sin dar tregua, del “problema catalán”.

Nosotr@s, l@s anarquistas, que no participamos del “juego democrático” de l@s que detentan el Poder, siempre solemos ir por delante, por nuestra manía de no tragarnos las cosas sin haberlas puesto a priori en el espejo crítico de la misma. Y hoy, ahora, lo que veo es que ya no es un cuestión de un SÍ o un NO en ese referéndum convocado en Cataluña. Ahora, de lo que se trata es de que el Gobierno de España, el PSOE y Ciutadans han demostrado claramente que han estado engañando al pueblo español en la venta de su “democracia”, palabra que ya tenemos aborrecida de tanto oírla en boca de los mismos, cuya verborrea de “nosotros los demócratas y el Estado de Derecho” ya huele a podrido. Y digo esto porque cuando nos venden la palabra de marras nos dicen que la Democracia, la que ell@s quieren, es lo mejor forma de convivencia que existe y cuyo principal pila es la voluntad del pueblo, que es soberana en todo momento. Y encontrándonos en la situación que analizamos, la de Cataluña, vemos que la voluntad de l@s ciudadanos de Cataluña, queriendo decidir sobre el “que quieren”, se ha convertido en el sumun de lo antidemocrático. Y yo me pregunto: ¿No será, señores peperos, socialistas y de ciudadanos, que lo quieren decir, cuando hablan de su “democracia”, es que la misma es lo mejor hasta dónde ustedes deciden que lo es? Si es así, que nosotr@s tenemos muy claro que sí lo es, no sean cobardes y digan las cosas claras al pueblo. Ahora ya no es cuestión de lo que se decida en el referido referéndum; ahora se trata de LIBERTAD Y DEMOCRACIA CON MAYÚSCULAS. Se trata de que el gobierno español hace lo que le da la gana y maneja la “justicia y a los jueces a su antojo”. Porque la justicia y los jueces, no tod@s indudablemente, están al servicio del gobierno y no del pueblo. El Tribunal Constitucional, que no es nombrado democráticamente por la judicatura, es un pelele porque su miembros son nombrad@s por los partidos políticos, por lo que actúan según los intereses de esos partidos; y eso no es antidemocrático. Estamos en un país en el que fiscales corruptos o recusados y jueces defensores de la dictadura franquista siguen actuando como títeres de los gobiernos de turno.

El problema no es un enfrentamiento y menosprecio de l@s ciudadanos de Cataluña contra l@s ciudadan@s de España. Eso no existe, es una falacia que la derecha (el PP) lleva vendiendo muchos años en el resto de España. Los problemas de l@s ciudadan@s en Cataluña son los mismos que en el resto de España: paro, sanidad de calidad, falta de acceso a una vivienda digna, falta de futuro de la juventud, etc. Eso es lo que no hay que perder de vista.

Lo que está ocurriendo en Cataluña es el intento de pisotear los derechos conseguidos por los ciudadan@s después de la muerte del dictador asesino Franco. Parece increíble, pero es cierto, pero la “justicia”, en vez de perseguir y encerrar a toda la pandilla de ladrones que llevan años robando los recursos de tod@s, se dedica a perseguir papeletas, carteles, imprentas, anuncios, revistas y a l@s representantes democráticamente elegidos por el pueblo catalán. Vivir para ver. Parece que hemos vuelto a la larga noche de la dictadura, aunque en realidad nunca salimos del todo de ella, pues tenemos el régimen que la misma nos dejó en herencia tras la negociación, con el mismo, del señor Santiago Carrillo y sus huestes del Comité Central. Se están pisoteando los derechos más elementales de las personas, derechos que si aquí consiguen eliminar será el comienzo de la pérdida de los mismos en el resto del país. Y esto es lo más preocupante, la ceguera de la mayoría de l@s ciudadanos, aquí ya no incluyo a l@s de derechas y meapilas del PP, sino a tod@s aquell@s que, teniendo una mentalidad más de izquierdas y progresista, se están dejando engañar por sus líderes, por la prensa y las televisiones, públicas y privadas, que están al servicio del gobierno del Partido Popular, los cuales están diciendo y haciendo cosas que no resisten el más mínimo comentario con una estructura crítica. L@s español@s, con la ofensiva, del Gobierno y sus socios, contra el pueblo catalán, se están, nos estamos, jugando nuestros derechos fundamentales, que tanta sangre, sudor y lágrimas nos costaron de conseguir. Eso es lo que deberían tener en cuenta el resto de ciudadan@s español@s y much@s de Cataluña. Y esto no está siendo así, pues hoy, 17 de septiembre, en el seudo progresista diario El País, aparece un manifiesto, firmado por más de noventa artistas y escritores de izquierdas, criticando lo que se está haciendo en Cataluña, con lo cual el Partido Popular estará que salta de alegría y regocijo. Qué poca memoria tienen. ¿Acaso han olvidado los ataques contra la cultura y los artistas por parte del Partido Popular en los últimos años? ¿Cómo es posible tanta estrechez mental ante el atropello de las libertades y los derechos ciudadanos? Del PSOE ya no nos extraña nada, siempre han sido un@s cobardes en los momentos claves de la historia de España (colaboración con la dictadura de Primo de Rivera, su dejar hacer a los comunistas, dirigidos por Stalin, durante la Guerra Civil con tal de que no saliese adelante la Revolución Social, paralela a la guerra, que hacían l@s trabajador@s españoles, incluidos sus propios compañer@s socialistas de la UGT). Y de Ciudadanos menos, su líder ya sabemos de dónde salió, sobran los comentarios. Pero de vosotr@s, escritores y artistas progresistas no me lo esperaba, ha sido un jarro de agua fría; ¿en qué mundo os creéis que vivís? El mundo real no son vuestros lujosos aposentos, vuestro glamour y vuestras grandes y divertidas fiestas; el mundo real, el más real, es el de la falta de trabajo, es el de la miseria, el exterminio de los pueblos para robarles sus recursos, el de la muerte por inanición y falta de medicinas de millones de personas, es el de la muerte en todas las guerras que hay por culpa de los intereses de los diferentes poderes, es el de la falta de derechos y libertades de los seres humanos. Y no debéis olvidar que vuestras mansiones, vuestro glamour y vuestras divertidas fiestas son posibles gracias al pueblo que compra vuestros discos, vuestros libros y os apoya viendo vuestras películas y vuestras obras de teatro. No lo olvidéis nunca. ¿Cómo es posible que no hayáis alzado antes vuestra voz contra tanto atropello? ¿No os dais cuenta que si consiguen pisotear los derechos del pueblo de Cataluña luego pisotearan vuestro derecho a la libertad de expresión? ¿Ya no os acordáis de las campañas por la libertad de expresión durante la llamada Transición del franquismo al postfranquismo, de aquella famosa pegatina de la cara con la raya roja que tapaba la boca?

Ahora es el momento de reaccionar ante tanto atropello de los que han demostrado sobradamente estar en contra de la LIBERTAD. Es el momento de que l@s ciudadan@s de Cataluña, incluid@s las bases de los partidos de izquierda, salgan el día 1 de Octubre y ejerzan un derecho que le quieren pisotear, da lo mismo si votan SÍ o votan NO. Ya no es esa la cuestión principal en estos momentos. SON MOMENTOS DE SALIR A LA CALLE Y DECIRLES, A L@S ENEMIG@S DE LA LIBERTAD, QUE NO NOS CALLARÁN Y QUE NO VAMOS A DEJARNOS PISOTEAR NUESTROS DERECHOS Y NUESTRA LIBERTAD DE DECIDIR EN TODO AQUELLO QUE NOS COMPETE.

Si sale que NO, seguiremos bajo el yugo del Estado Español. Si sale que SÍ, y teniendo en cuenta que vamos a seguir viviendo en un mundo regido y dirigido por el nuevo Estado y el Capitalismo, l@ ciudadan@s de Cataluña tendremos que seguir luchando porque sólo vamos a cambiar de país y de Estado, pero de todas formas después del día 1 será el momento de intentar conseguir que las normas que rijan el funcionamiento del nuevo país sean más justas que las que nos pisotean ahora: en la nueva Constitución que se haga l@s ciudadan@s han de conseguir que se pueda decidir, en referéndum, las cuestiones de suma importancia que les afecte a ell@s y al país; han de conseguir el poder destituir al gobierno cuando éste tome medidas importantes sin consultar al pueblo; han de conseguir que haya un mejor reparto de la riqueza y de la miseria; han de conseguir que desaparezca el enchufismo político, que la transparencia sea real y no ficticia, como ahora; han de conseguir que el nuevo gobierno sea destituido cuando haya tráfico de influencias; han de conseguir que en el nuevo país no se fabriquen armas con las que matar a otros seres humanos, que los abusos policiales no se tapen como sucede muchas veces. En fin, han de aprovechar la oportunidad que se ofrece para hacer que las cosas funcionen mejor que hasta ahora. Si ello no es así, se habrá hecho un viaje de Guatemala a Guateigual o, en el peor de los casos, a Guatepeor, como ha ocurrido tantas veces a lo largo de la Historia.

L@s anarquistas sabemos, y tenemos muy claro, que nuestro objetivo es luchar por un mundo mejor, más solidario, más humano y más justo, es decir, un mundo en el que la LIBERTAD, LA JUSTICIA SOCIAL, LA SOLIDARIDAD Y EL APOYO MUTUO sean los pilares que sustenten las relaciones humanas; un mundo, en fin, en el que el ser humano no sea el peor enemigo de sus iguales y de todos los seres vivos que le rodean y acompañan en el camino de la vida. Sabemos que ese mundo sólo será posible haciendo desaparecer el Capitalismo y su fiel servidor, y lacayo, el Estado. En eso estamos y estaremos mientras conciencia de ello tengamos y la situación siga siendo la que es. No hay que olvidar que nuestra finalidad última, a pesar de que veamos que hay momentos como el actual, en el que hay que tomar partido en favor de la lucha por los derechos ciudadanos, es la destrucción de este injusto sistema social que padecemos, proponiendo, mientras no nos demuestren lo contrario, la Anarquía como la forma de relacionarnos socialmente, que no es finalista en sí misma, sino el comienzo de un futuro que a partir de ahí tendrán que ir mejorando tod@s aquell@s que les toque llevarlo a la práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *